Tema por defecto
Portada

Portada
NOVEDADES PORTADA
La Parroquia
Noticias de aquí
Biblia
Formación
Cáritas
Catequesis
Decálogos
Horarios
Liturgia
Moniciones dominicales
Homilias de domingo
Oraciones
Sacramentos
Club Juvenil Luz Viva
Nuestra titular
Articulos de interés
Enlaces

El amor a Cristo, representado por el crucifijo, y el amor a la Virgen, simbolizado por el rosario, han de ser los dos grandes amores del cristiano, los cuales ni se excluyen ni se contraponen, sino que el uno conduce al otro. Quien quiera lo puede experimentar.
 
Para recibir por email las novedades que se publiquen en nuestra página rellene los siguientes datos:
Nombre y apellidos:
Ciudad y país:
Email:
Deseo recibir:
 Noticias:   
 Páginas:   
 Álbum:     
 

Escriba la palabra de la imagen que aparece arriba
Recargar imagen

 


“Bienaventurados los que hacen la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios”
(Mt 5,9)

Lecturas de hoy - Rosario de hoy

 CARTA DE NUESTRO OBISPO.
BLOG DE LA PARROQUIA.
HOJA PARROQUIAL.
LECTURAS DE SEPTIEMBRE 2020.
Llevar una vida digna del Evangelio.
Quien se convierta se salvará
Jornada mundial del Migrante y del Refugiado.
No es derecho, es regalo.
Nuevas medidas contra el COVID.
La Cruz Locura de Amor.
Horario de Misas.
Echar leña al fuego.
Finaliza la Novena a La Virgen de La Antigua.
Yo soy Centinela.
Comenzó la Novena de la Virgen de La Antigua.
Imperfectos... a Dios gracias.
Nuevas medidas de prevención del cobid-19.
Novena en Honor de La Virgen de La Antigua.
El Poder de Las Llaves.
San Roque enseñanza actual.
Politica de privacidad y aviso legal.

LECTURAS DE HOY




ROSARIO DEL JUEVES



La Beata María de Jesús, cuya imagen puede verse, es la Titular de nuestra parroquia. Nacida en Tartanedo y educada en Molina de Aragón, pueblos de nuestra diócesis, ingresó en el Carmelo de Toledo. De ella, siendo novicia, diría Santa Teresa: “María de Jesús, no será santa, es ya santa”.
 
Se encuentra este crucifijo en el presbiterio de nuestro templo. Nos recuerda el sacrificio cruento de Cristo en la cruz, ofrecido a Dios Padre por todos los hombres. Cada vez que se celebra la Santa Misa, este sacrificio se renueva incruentamente y se hace presente sobre el altar.