Tema tiempo ordinario verano
Moniciones dominicales

Portada
NOVEDADES PORTADA
La Parroquia
Noticias de aquí
Biblia
Formación
Cáritas
Catequesis
Decálogos
Horarios
Liturgia
Moniciones dominicales
 Moniciones Ciclo A
 Moniciones Ciclo B
 Moniciones Ciclo C
Homilias de domingo
Oraciones
Sacramentos
Club Juvenil Luz Viva
Nuestra titular
Articulos de interés
Enlaces

Es la sede de nuestro templo. Representa a Cristo guía, presidente, de la asamblea convocada para celebrar la Eucaristía. Junto con el ambón y el altar, son los tres espacios fundamentales del presbiterio. Ver la sede ha de movernos a dejarnos conducir por Cristo representado por el sacerdote.
 
Para recibir por email las novedades que se publiquen en nuestra página rellene los siguientes datos:
Nombre y apellidos:
Ciudad y país:
Email:
Deseo recibir:
 Noticias:   
 Páginas:   
 Álbum:     
 

Escriba la palabra de la imagen que aparece arriba
Recargar imagen

 


DOMINGO XXI DEL TIEMPO ORDINARIO, CICLO C 
 
1. MONICIÓN DE ENTRADA 
 
    Bienvenidos todos a la casa del Señor, en donde nos encontramos, comenzando la Eucaristía dominical. Atrás quedó la casa, los hijos, los que no quisieron venir, el trabajo y tantas cosas. Ante cada uno de nosotros están el Señor con su amor y nuestros hermanos con su fe y su fidelidad.  Abramos la mente y el corazón a la fiesta de la eucaristía. La celebremos todos juntos con gozo y alegría. Jesucristo se hace palabra, presencia y alimento para todos nosotros. 
 
2. ACTO PENITENCIAL 
 
            Sintiéndonos todos débiles y pecadores, reconozcamos nuestros pecados y pidamos perdón al Señor para reconciliarnos con Él y con la Iglesia:
  • Momentos de silencio.
  • Yo confieso … 
3. MONICIÓN A LAS LECTURAS 
 
                La Palabra de Dios, tal como se nos dice en la segunda lectura, es medicina, amarga a veces, dulce otras, misteriosa casi siempre, pero siempre da vida y fuerza al que la acoge. El evangelio, que se va a proclamar, es una invitación a entrar por la puerta estrecha del esfuerzo por ser fieles a Cristo y por la puerta estrecha de renunciar a todo aquello que nos aparte de Dios. Escuchemos la proclamación de las dos lecturas y del evangelio. 
 
4. ORACIÓN DE LOS FIELES 
  • Por el Papa Francisco, por el Papa emérito Benedicto XVI, por los obispos y los sacerdotes, para que desde su ministerio corrijan, exhorten y animen a todos los creyentes. Roguemos al Señor.
  • Por los gobernantes, para que siembren la paz y la justicia, y garanticen el bienestar de los más débiles. Roguemos al Señor.
  • Por todas las iglesias para que, desde la corrección amorosa de Dios, demos frutos de unidad, de generosidad y servicio a la causa de Jesús y de los hermanos. Roguemos al Señor.
  • Por los que se sienten desanimados en su fe, por los que sufren hambre, enfermedad y soledad para que sientan el cariño de Dios y el nuestro. Roguemos al Señor.
  • Por los difuntos de nuestras familias y de la parroquia para que hereden las promesas de la felicidad eterna. Roguemos al Señor.
  • Por todos nosotros, por nuestras familias y por la abundancia de vocaciones sacerdotales. Roguemos al Señor. 
5.  PRESENTACIÓN DE LAS OFRENDAS 
  • La recolección del trigo, en verano, y la vendimia, al comienzo del otoño, nos muestran el gran trabajo del hombre en esas tarares agrícolas. Al presentar hoy el pan y el vino ante el altar, queremos presentar también el trabajo de tantos hombres y mujeres, gracias a los cuales, podemos hacer esta ofrenda al Señor en esta Eucaristía.  
6. ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN
 
            Dios es Vida… la vida es conocimiento, la vida es comprensión.
            No hay comprensión sin perdón, sólo así se alcanza el Amor.
             El Amor es paz en la familia, con los amigos. 
            En Cristo encontramos la risa y el llanto, y, al final, todo es alegría. 
            De la alegría surge el optimismo. 
            Con optimismo se logra el triunfo 
            El triunfo es vida… ¡La vida es Dios! 
              Enrique Araujo Núñez


NOTICIAS

SANTORAL PARA HOY
No podía faltar en nuestro templo el vía crucis, la representación del camino de Jesús hacia la cruz. Consta de quince estaciones, pues a las catorce tradicionales se ha añadido la de la resurrección. Cristo no terminó con la cruz, venció la muerte resucitando al tercer día.