Tema por defecto
Moniciones dominicales

Portada
NOVEDADES PORTADA
La Parroquia
Noticias de aquí
Biblia
Formación
Cáritas
Catequesis
Decálogos
Horarios
Liturgia
Moniciones dominicales
 Moniciones Ciclo A
 Moniciones Ciclo B
 Moniciones Ciclo C
Homilias de domingo
Oraciones
Sacramentos
Club Juvenil Luz Viva
Nuestra titular
Articulos de interés
Enlaces

Benedicto XVI es el sucesor de San Pedro y, por ello, Vicario de Cristo en la tierra. El amor a Cristo y a la Iglesia no pueden darse sin amor afectivo y efectivo al Papa de cada momento histórico. Queremos vivir la plena comunión con el Santo Padre.
 
Para recibir por email las novedades que se publiquen en nuestra página rellene los siguientes datos:
Nombre y apellidos:
Ciudad y país:
Email:
Deseo recibir:
 Noticias:   
 Páginas:   
 Álbum:     
 

Escriba la palabra de la imagen que aparece arriba
Recargar imagen

 


DOMINGO II DEL TIEMPO ORDINARIO A
 
1. Monición de entrada
 
Sed bienvenidos a esta Eucaristía, en la que haremos presentes sobre el altar el sacrificio redentor del Señor. Su resurrección es nuestra gran esperanza. Participemos sintiéndonos unidos y rezando unos por otros para que siguiendo a Cristo seamos constructores de una sociedad nueva, en la que los valoras del Evangelio sean tenidos en cuenta.
 
2. Acto penitencial  
  • Tú, que siempre permaneces junto a nosotros: Señor, ten piedad.
  • Tú, que miraste con cariño al joven rico: Cristo, ten piedad.
  • Tú, que quitas el pecado del mundo: Señor, ten piedad.  
3. Monición a las lecturas
 
En la primera lectura aparece cómo Dios llama a su siervo desde el seno materno, y le encomienda una misión salvífica: iluminar con la luz de su Palabra, que es la revelación de Dios. En la segunda lectura describe la comunidad cristiana como una asamblea de hombres llamados por el Padre a ser santos. Por último, el evangelio presenta a Jesús, el Siervo de Dios, manifestado por Juan Bautista como el cordero de Dios que quita el pecado del mundo.
 
4. Presentación de las ofrendas  
  • El libro y el destornillador, que acercamos hasta el altar, simbolizan el trabajo intelectual o manual que desarrollan las personas de nuestra parroquia. Le pedimos al Señor que nuestros jóvenes universitarios y obreros conozcan a Cristo, lo sigan y lo den a conocer.
  • El pan y el vino que presentamos, convertidos en el Cuerpo y la Sangre del Señor, serán siempre la fuerza que necesitamos para vivir la comunión entre todos. 
5. Oración de los fieles  
  • Por el Papa y por nuestro Obispo, con quienes nuestra parroquia quiere vivir una comunión plena, afectiva y efectiva: Roguemos al Señor.
  • Por los sacerdotes y religiosos de Guadalajara, para que sean pastores y testigos auténticos en nuestra ciudad: Roguemos al Señor.
  • Por todos los seglares que colaboran en los distintos organismos pastorales de nuestra parroquia, para que lo hagan con entusiasmo, aunque no siempre se vean los frutos deseados: Roguemos al Señor.
  • Por los alejados, para que no se dejen seducir por tantos “reclamos” de la sociedad actual, y sepan abrir su vida a los valores del espíritu: Roguemos al Señor.
  • Por aquellos jóvenes que, de alguna manera, perciben la llamada de Dios al sacerdocio o a la vida consagrada, para que oigan la voz de Dios, sean generosos, y le den una respuesta afirmativa: Roguemos al Señor.
  • Por todos nosotros, que estamos celebrando la Eucaristía, para que demos testimonio de Cristo con valentía en nuestra ciudad: Roguemos al Señor. 
6. Oración después de la comunión
 
Señor Jesús, Pastor bueno de todos los tiempos: Cuida de éste tu pequeño rebaño al que pertenecemos; que siempre busque los pastos de tu Palabra, la única verdad que salva; que se alimente con el pan de la Eucaristía; que se deje conducir por Ti, viviendo en plenitud la comunión con el Papa y con nuestro Obispo.
 
En este día, te pedimos también, Señor, por todos los que formamos la ciudad de Guadalajara, pero, de manera muy especial, por las familias, por los pobres y por los enfermos: que nunca les falte tu fortaleza, tu ayuda y tu consuelo. Todo esto lo ponemos en manos de la Santísima Virgen, Madre tuya y Madre nuestra, seguros, Señor, de que nos vas a escuchar.
Amén 


NOTICIAS

SANTORAL PARA HOY
Puede verse una de las capas pluviales de la parroquia. Como empezó a usarse en las procesiones fuera del templo, ya en el siglo X, y se empleó para protegerse de la lluvia y del frío, empezó a llamarse pluvial. Se emplea en diversas ceremonias, por ejemplo, en la Exposición del Santísimo.