Tema por defecto
Moniciones dominicales

Portada
La Parroquia
Noticias de aquí
Biblia
Formación
Cáritas
Catequesis
Decálogos
Horarios
Liturgia
Moniciones dominicales
 Moniciones Ciclo A
 Moniciones Ciclo B
 Moniciones Ciclo C
Homilias de domingo
Oraciones
Sacramentos
Club Juvenil Luz Viva
Nuestra titular
Articulos de interés
Enlaces

La Beata María de Jesús, cuya imagen puede verse, es la Titular de nuestra parroquia. Nacida en Tartanedo y educada en Molina de Aragón, pueblos de nuestra diócesis, ingresó en el Carmelo de Toledo. De ella, siendo novicia, diría Santa Teresa: “María de Jesús, no será santa, es ya santa”.
 
Para recibir por email las novedades que se publiquen en nuestra página rellene los siguientes datos:
Nombre y apellidos:
Ciudad y país:
Email:
Deseo recibir:
 Noticias:   
 Páginas:   
 Álbum:     
 

Escriba la palabra de la imagen que aparece arriba
Recargar imagen

 


DOMINGO XXIX DEL TIEMPO ORDINARIO, CICLO A 

1. Monición de entrada 

    Buenos días, hijos de Dios y hermanos. El final de año litúrgico, poco a poco, se va acercando. Si nos hemos dejado conducir por el Espíritu, nuestra vida espiritual habrá ido creciendo cada domingo. La celebración eucarística de hoy, especialmente en la segunda lectura,  nos enseña claramente la importancia y la necesidad de las tres virtudes fundamentales: la fe, la esperanza y la caridad.  Que nuestra participación en esta misa sea intensa, para que el fruto que saquemos sea de mucho provecho y vivamos con mayor autenticidad las tres virtudes teologales.  

2. Acto penitencial 

  • Mira nuestra poca  y fe y confianza en Ti: Señor, ten piedad.
  • Contempla con misericordia lo mucho que nos falta para ser hombres o mujeres comprometidos contigo: Cristo, ten piedad.
  • Protégenos en todo momento, a pesar de nuestras faltas y pecados: Señor, ten piedad. 

3. Monición a las lecturas 

  • La Palabra de Dios va a llegar a nuestros corazones y, si es acogida, es como lluvia fina que cae sobre la tierra y la fecunda.  Nos va a recordar que sólo hay un Dios verdadero, en el que hemos de creer y esperas, al que hemos de amar con todo el corazón  y por el que debemos ser buenos ciudadanos en la sociedad en que vivamos. Escuchemos con la máxima atención, y procuremos vivir durante la semana lo que ahora Dios nos va a decir. 

4.  Oración de los fieles 

  • Por la Iglesia y por los que la odian y persiguen, para que anuncie sin cesar que el amor cristiano es más fuerte que el odio, y para que  este testimonio ayude a  los que no la quieren. Roguemos al Señor.
  • Por los perseguidos, los privados de libertad, los enfermos, moribundos, tristes, abatidos, y por todos los que padecen algún mal, para que encuentren en la Iglesia y en los organismos públicos la ayuda necesaria. Roguemos al Señor.
  • Por los padres de nuestra parroquia, para que vivan con responsabilidad la tarea de educar cristianamente a sus hijos con la palabra y, sobre todo, con el buen ejemplo de su vida. Roguemos al Señor
  • Para que Dios ilumine la mente y mueva el corazón de jóvenes de nuestra diócesis  que sean generosos y valientes para optar por Cristo, siendo sacerdotes. Roguemos al Señor.
  • Por nosotros mismos, para que el amor crezca sin cesar y, cada vez más, desterremos de nuestras vidas la enemistad, las rencillas, el rencor y la violencia.  Roguemos al Señor. 

5. Presentación de las ofrendas 

  • El otoño suele ser el tiempo para vendimiar, por eso acercamos un racimo de uvas. Queremos agradecer el trabajo de quienes han hecho posible, junto con la acción de Dios, que hoy podamos hacer esta ofrenda.
  • El pan y el vino siempre son ofrenda imprescindible para que  se realice el sacrificio de la misa. Pedimos al Señor que, con la fuerza de la Eucaristía, seamos buenos comunicadores del Evangelio en nuestro ambiente

6. Oración después de la comunión

No puede solo.
Necesito tu apoyo, siempre, Señor.
Contigo al lado, sí puedo.

Quiero serte fiel,
pero no basta mi deseo
para cumplirlo.

Soy vulnerable,
de barro y blando,
puedo desviar mi rumbo.

Siento amargura cuando rompo contigo,
mi alma se enferma
y necesita alivio.

Quiero reencontrarme
con tu intimidad divina,
de manera plena.

Sólo el amor verdadero a Ti,
Dios de mi vida,
me llena.

Acompáñame,
no me dejes,
la lucha es dura,
el ruido quiere imponerse.

Quiero ser mejor,
no abandonar mis más profundos deseos,
permanecer en honda unidad contigo.
 

Hernán Opazo Delpiano



NOTICIAS

SANTORAL PARA HOY
Es la sede de nuestro templo. Representa a Cristo guía, presidente, de la asamblea convocada para celebrar la Eucaristía. Junto con el ambón y el altar, son los tres espacios fundamentales del presbiterio. Ver la sede ha de movernos a dejarnos conducir por Cristo representado por el sacerdote.