Tema por defecto
Moniciones dominicales

Portada
NOVEDADES PORTADA
La Parroquia
Noticias de aquí
Biblia
Formación
Cáritas
Catequesis
Decálogos
Horarios
Liturgia
Moniciones dominicales
 Moniciones Ciclo A
 Moniciones Ciclo B
 Moniciones Ciclo C
Homilias de domingo
Oraciones
Sacramentos
Club Juvenil Luz Viva
Nuestra titular
Articulos de interés
Enlaces

El ambón es el lugar-mueble, donde se proclama la Palabra de Dios, en la celebración de la Eucaristía. Representa a Cristo, maestro y profeta, que nos predica la verdad que salva. La Palabra de Dios proclamada hay que meditarla y procurar vivirla con esfuerzo.
 
Para recibir por email las novedades que se publiquen en nuestra página rellene los siguientes datos:
Nombre y apellidos:
Ciudad y país:
Email:
Deseo recibir:
 Noticias:   
 Páginas:   
 Álbum:     
 

Escriba la palabra de la imagen que aparece arriba
Recargar imagen

 


DOMINGO I DE ADVIENTO, CICLO A
 
1.-Monición de entrada
 
Hermanos: Hemos comenzado el tiempo santo del Aviento, cuyo primer domingo estamos celebrando. Unas fechas tan intensas e importantes, como son la Navidad, no pueden ser acogidas ni celebradas superficialmente. La Navidad es celebrar el Nacimiento de Dios hecho Hombre ¿Nos daremos cuenta de lo que eso es y significa? Tenemos tantas cosas, y ocurren tantas cosas a nuestro alrededor, que, tal vez, enturbien nuestros ojos y lleguen a ocultar el sentido cristiano de lo que vamos a celebrar, que no es otra cosa que el Nacimiento de Cristo. Que nos mantengamos bien despiertos. Que, ya desde ahora, miremos a Jesús con esperanza, y con el convencimiento de que Él nos trae amor, tranquilidad, optimismo y salvación. Pero también nos invita a cambiar, a que se dé en nosotros una nueva conversión, a que nazcamos a una vida de mayor entrega y generosidad. ¿Nos decidimos a aceptar su invitación?
 
2.-Corona de Adviento
 
Mientras se enciende la 1ª vela, el sacerdote dice:
Encendemos, Señor, esta luz, como aquél que enciende su lámpara para salir, en la noche, al encuentro del amigo que ya viene. En esta primera semana del Adviento queremos levantarnos para esperarte preparados, para recibirte con alegría. Muchas sombras nos envuelven. Muchos halagos nos adormecen. Queremos estar despiertos y vigilantes, porque tú nos traes la luz más clara, la paz más profunda y la alegría más verdadera. ¡Ven, Señor Jesús. Ven, Señor Jesús!
 
3.- Acto penitencial
 
1. Tú, Señor, nos invitas a permanecer atentos ante tu llegada. Ayúdanos a vivir con intensidad este tiempo de adviento. Señor, ten piedad.
2. Tú, Señor, nos invitas a salir a tu encuentro. Haz que la Eucaristía sea para nosotros una necesidad. Cristo ten piedad.
3. Tú, Señor, nos ayudas a enfrentarnos a las situaciones difíciles. Que el mundo te acoja y te celebre. Señor ten piedad.
 
4. Monición a las lecturas
 
Una vez más la Palabra de Dios va a llegar a nuestra mente y a nuestro corazón. En la primera lectura, el profeta Isaías, en visión profética, contempla a la colina de Sión, como el lugar en que el Señor reúne a todos los pueblos en la paz eterna del Reino de Dios. La segunda lectura, por su parte, invita a vivir con responsabilidad el momento presente, conduciéndose siempre como en pleno día y con dignidad. Por último, el evangelio nos dirá con toda claridad que hay que estar vigilantes y preparados, porque no sabemos cuándo vendrá el Hijo del Hombre, cuándo tendremos que rendir cuentas de nuestra vida ante Dios.
 
5. Oración de los fieles
 
1. Para que la Iglesia proclame con fuerza y con convencimiento que Jesús es el centro y la razón de nuestra esperanza. Roguemos al Señor.
2. Para que tantos acontecimientos tristes, que sacuden el mundo, sean vencidos con el diálogo entre las naciones y el compromiso de todos nosotros. Roguemos al Señor.
3. Para que este tiempo de Adviento nos haga caer en la cuenta de que el Señor viene a nuestro lado y nos pide que ayudemos a los más pobres. Roguemos al Señor.
4. Por los que tienen dormida su fe. Por los que viven como si Dios no existiera. Para que la próxima Navidad toque sus corazones y vuelvan al encuentro con el Señor. Roguemos al Señor.
5. Por los jóvenes de nuestra diócesis, para que en este tiempo de adviento oigan la voz de Dios y surjan vocaciones sacerdotales y religiosas: Roguemos al Señor
6. Por todos los que estamos en esta Eucaristía, para que vivamos con ilusión este Adviento, y para que hagamos bastante más oración. Roguemos al Señor
 
6. Presentación de las ofrendas
 
1. Con este DESPERTADOR, queremos simbolizar –Señor- nuestro deseo de estar con los cinco sentidos puestos en Ti. Haz que, en este tiempo de Adviento, nos espabilemos, llevemos una vida cristiana más pujante y sepamos ayudar a los pobres.
2. Con la presentación del PAN Y EL VINO, que por la mano poderosa del Espíritu Santo se convertirán en el Cuerpo y Sangre del Señor, le pedimos a Él que nos conceda la fuerza necesaria para caminar como hijos suyos.
 
7. Oración después de la comunión
 
Padre de nuestro Señor Jesucristo, Tú has dado un lugar a tu Hijo: nuestra tierra y nuestros caminos.
Desde ahora, Él está en la encrucijada de todos los pasos de los hombres... Él es camino, Él es palabra, Él es silencio, Él es principio, Él es la salvación.
Te pedimos que su presencia nos sirva para escuchar tu designio sobre nosotros, los hombres.
Él sabe bien cómo eres, porque comparte toda tu plenitud. Haz que, con Él en nuestro camino, podamos llegar a la verdad, a la que tú nos llamas, y a estar contigo en el cielo
Amén.


NOTICIAS

SANTORAL PARA HOY
La Beata María de Jesús, cuya imagen puede verse, es la Titular de nuestra parroquia. Nacida en Tartanedo y educada en Molina de Aragón, pueblos de nuestra diócesis, ingresó en el Carmelo de Toledo. De ella, siendo novicia, diría Santa Teresa: “María de Jesús, no será santa, es ya santa”.