Tema tiempo ordinario verano
Moniciones dominicales

Portada
NOVEDADES PORTADA
La Parroquia
Noticias de aquí
Biblia
Formación
Cáritas
Catequesis
Decálogos
Horarios
Liturgia
Moniciones dominicales
 Moniciones Ciclo A
 Moniciones Ciclo B
 Moniciones Ciclo C
Homilias de domingo
Oraciones
Sacramentos
Club Juvenil Luz Viva
Nuestra titular
Articulos de interés
Enlaces

Esta imagen de San José, recientemente adquirida, es expresión de nuestra fe y devoción al humilde carpintero de Nazaret, que con tanta fidelidad cuidó de la Virgen y del Niño Dios. Le pedimos que cuide de nuestra parroquia, y que de ella salgan vocaciones para el sacerdocio.
 
Para recibir por email las novedades que se publiquen en nuestra página rellene los siguientes datos:
Nombre y apellidos:
Ciudad y país:
Email:
Deseo recibir:
 Noticias:   
 Páginas:   
 Álbum:     
 

Escriba la palabra de la imagen que aparece arriba
Recargar imagen

 


DOMINGO XVI ORDINARIO A
 
Monición de entrada 
Queridos hermanos: Cada uno desde nuestra vida concreta nos reunimos en la casa del Padre para celebrar el día del Señor, de su Resurrección y de su descanso. Sintámonos hermanos en la fe que acudimos juntos para recibir la luz y la fuerza de la palabra de Dios.
 
Saludo
Dios Padre que ha sembrado en todos nosotros buena semilla, Dios Hijo que tiene paciencia con nosotros para esperar nuestros frutos y el Espíritu Santo que nos ayuda en nuestra debilidad estén con todos vosotros.
 
Acto Penitencial
Pidamos a Dios su luz, su gracia y su perdón. 
-Padre, los problemas del mundo y las cargas de la vida nos abruman y nuestra fe es débil. Señor ten piedad.
-Señor Jesús, conoces nuestra flaqueza y los retos que el día a día imponen a nuestra flaqueza, perdona nuestras debilidades. Cristo, ten piedad.
-Espíritu de Dios, sólo tu amor y tu luz nos pueden salvar a los que somos víctimas de nuestro egoísmo. Señor, ten piedad.
 
Confiemos en el amor y la gracia de Dios que nos ama entrañablemente y nos perdona. Por Jesucristo nuestro Señor.
 
Monición a la Primera Lectura
Escuchemos unas palabras que pueden alimentar nuestra paz y la confianza en la amorosa providencia de Dios.
 
Salmo Responsorial (Sal 85)
Tú, Señor, eres bueno y clemente.
 
Monición a la Segunda Lectura
San Pablo nos dice unas palabras sobre la presencia del Espíritu Santo en nosotros que pueden fortalecer nuestra debilidad y llenarnos de paz.
 
Monición a la Lectura Evangélica
Las parábolas sobre el Reino de Dios que escucharemos nos dan a entender claramente los misterios de la vida humana y del Reinado de Dios.
 
Oración de los fieles
Hermanos, la oración llega al corazón del Padre. Unámonos con toda la humanidad doliente y por intercesión de la Madre de todos los hombres, presentémosle nuestra situación mundial.
 
Respondamos: Padre, escúchanos. 
-Padre, la epidemia actual nos impone dolorosos cambios. Danos valor y esperanza. Oremos.
-Padre, los gobernantes tienen que decidir un nuevo orden social. Dales sabiduría y espíritu de servicio. Oremos.
-Padre, los trabajadores son muy perjudicados por esta epidemia, concédeles justicia. Oremos.
-Padre, los médicos y sanitarios están en primera línea del servicio dales tu fortaleza. Oremos.
-Padre, los enfermos sufren angustia y soledad, dales tu paz. Oremos.
-Padre esta epidemia ha causado muchas muertes y mucha soledad. Dales a los difuntos y a sus familias tu consuelo y tu paz.
-Padre, ayuda a los que buscan la vacuna para que pronto la tengamos. Oremos.
-Padre esta epidemia nos a unido a todos los hombres, danos tu espíritu de amor para que seamos solidarios de verdad a nivel mundial. Oremos.
 
Mira Padre, a todos tus hijos que vivimos una situación muy dolorosa y difícil. Inspira al mundo entero un espíritu de solidaridad y de misericordia para que avancemos entre todos por los caminos de la justicia y de la paz. Por Jesucristo nuestro Señor.


Al frente de los procesos de beatificación y de canonización, siempre está el llamado “postulador”, que comisionado por alguien solicita, en la curia romana, la elevación a los altares de algún católico. En el caso de nuestra Titular, fue el Padre Simeón de la Sagrada Familia O.C.D.
Leer más
 
Benedicto XVI es el sucesor de San Pedro y, por ello, Vicario de Cristo en la tierra. El amor a Cristo y a la Iglesia no pueden darse sin amor afectivo y efectivo al Papa de cada momento histórico. Queremos vivir la plena comunión con el Santo Padre.