Tema por defecto
Catequesis - El Catequista es Testigo y Pedagogo.

Portada
NOVEDADES PORTADA
La Parroquia
Noticias de aquí
Biblia
Formación
Cáritas
Catequesis
Decálogos
Horarios
Liturgia
Moniciones dominicales
Homilias de domingo
Oraciones
Sacramentos
Club Juvenil Luz Viva
Nuestra titular
Articulos de interés
Enlaces

Se encuentra este crucifijo en el presbiterio de nuestro templo. Nos recuerda el sacrificio cruento de Cristo en la cruz, ofrecido a Dios Padre por todos los hombres. Cada vez que se celebra la Santa Misa, este sacrificio se renueva incruentamente y se hace presente sobre el altar.
 

El catequista: testigo y pedagogo

 El catequista es persona de fe profunda, de clara identidad cristiana y eclesial, de fina preocupación misionera y de honda sensibilidad social (DGC 237). 

1. Es fiel

- Fiel a sí mismo (con una personalidad humana madura), sin doblarse como un junco,

- Fiel a Dios (identificado, centrado, vaciado de sí mismo y lleno de Dios y de todos),

- Fiel a la Iglesia que le envía (expone sus vivencias de fe, pero predica su verdad). La fidelidad supone conocimiento, amor, opción, identificación, autocrítica dentro de la Iglesia...). Fidelidad, no solo a la jerarquía sino también -y más- a los hermanos más necesitados,

- Fiel a la catequesis misma, sin reduccionismos, rebajas o componendas,

- Fiel a los destinatarios (ellos son sus dueños, los catequistas son sus servidores), según ambiente, modalidad de la catequesis y el nivel en que están),

 - Fiel a su época (no anclado en el pasado, ni ciego ante el presente, ni hipnotizado por el futuro),

- Fiel al proceso y pedagogía que más conviene (ni a la más fácil ni a la que más domina ni a la que quieren imponer desde arriba o desde abajo),

- Fiel a su propia formación permanente,

- Fiel a una pedagogía y método liberadores. 

2. Es testigo:

- de lo que cree,

- de lo que necesitan los destinatarios. En cada época, lugar y momento pueden urgir determinados testimonios. 

3. Es pedagogo

- Capaz de transmitir los grandes valores cristianos,

- capaz de lograr hacer discípulos, seguidores-imitadores,

- capaz de adaptarse a las situaciones y personas,

- capaz de descubrir el lenguaje preciso,

- capaz de lograr y presentar una personalidad, un talante y un estilo a lo Cristo. 

El catequista es más fuerte que los miedos, sabe renunciar a los propios criterios y subjetivismos... Se sitúa como formador de la vida integral. Realiza su tarea desde la hondura religiosa, la preocupación misionera, con un mensaje profético que tiene mucho de interpelador, desestabilizador y de propuesta audaz, en relación siempre con la vida, desde una sensibilidad por los más pobres, y desde el respaldo de una vida testimonial.



En la puerta del sagrario de la iglesia, además de los ángeles, junto a Cristo clavado en la cruz, están las figuras de la Virgen y de San Juan. La Eucaristía se reserva en este sagrario, cuando hay culto en el templo. En esos momentos, Cristo muerto y resucitado está presente en él.
 
Se encuentra en el lado derecho del presbiterio de la iglesia del convento de las carmelitas de Toledo, en donde vivió la Beata más de sesenta años. En él se conserva su cuerpo incorrupto. Ciertamente impresiona y hace pensar.
Leer más