Tema por defecto
Moniciones dominicales

Portada
NOVEDADES PORTADA
La Parroquia
Noticias de aquí
Biblia
Formación
Cáritas
Catequesis
Decálogos
Horarios
Liturgia
Moniciones dominicales
 Moniciones Ciclo A
 Moniciones Ciclo B
 Moniciones Ciclo C
Homilias de domingo
Oraciones
Sacramentos
Club Juvenil Luz Viva
Nuestra titular
Articulos de interés
Enlaces

No podía faltar en nuestro templo el vía crucis, la representación del camino de Jesús hacia la cruz. Consta de quince estaciones, pues a las catorce tradicionales se ha añadido la de la resurrección. Cristo no terminó con la cruz, venció la muerte resucitando al tercer día.
 

DOMINGO XXVII ORDINARIO B
 
Monición de entrada
Hermanos: Nos acercamos a la casa del Padre como hermanos en la fe. Alegrémonos de poder celebrar nuestra y dar gracias a Dios.
 
Saludo
El amor de Dios y su paz estén con todos nosotros. 
 
Acto penitencial
-Vivimos demasiado aprisa, sin pensar ni profundizar la vida. Señor, ten piedad.
-Nos cubre la densidad de información sin llegar a tener un sentido crítico y seguro. Cristo ten piedad.
-Al hablar del amor, cada uno tiene su experiencia que tal vez no coincide con los criterios de Jesús. Señor, ten piedad.
 
Padre, ilumina nuestro camino y danos fuerza para seguir a Jesús.
 
Monición a la Primera lectura
En esta lectura sobre los orígenes de la especie humana, el hombre pone nombre a los animales, como signo de posesión y domino.
En el mismo acto el hombre descubre su soledad; para remediarla, Dios crea a la mujer.
 
Salmo Responsorial (Sal 127)
Que el Señor nos bendiga todos los días de nuestra vida.
 
Monición a la Segunda Lectura
El fragmento de esta carta expresa la solidaridad de Jesús con todos nosotros. No nos salvó desde fuera, sino siendo un miembro más de nuestra naturaleza humana.
 
Monición a la Lectura Evangélica
Jesús denuncia la corrupción de la Ley de Moisés en cuanto a igualdad entre el hombre y la mujer. Jesús declara al hombre y la mujer iguales en derechos y deberes.
 
Oración de los fieles
Según lo que hemos escuchado en esta celebración, invoquemos la bondad de Dios sobre las necesidades del mundo.
 -Para que los hijos aprendan sobre la fe y el amor con el ejemplo de sus padres. Oremos.
-Para que los cristianos aprendamos sobre el amor en la escuela de Jesús. Oremos.
-Por las parejas que sufren en su relación, para que dialoguen con sinceridad y se ayuden. Oremos.
-Por los que a causa de esta pandemia sufren cambios dolorosos en su salud, su familia o su trabajo. Oremos.
-Por los niños del mundo, para que todos puedan crecer con salud y alegría. Oremos.
 
-Para que todos los niños reciban la buena nueva de Jesús y sean sus amigos. Oremos.
-Por todos los que ayudan a los enfermos o atribulados. Oremos
-Por todos los difuntos para que estén con Dios. Oremos.
 
Padre, escucha nuestra oración y sálvanos. Por Jesucristo nuestro Señor.
 
Despedida
Hemos celebrado nuestra fe y nos hemos propuesto seguir a Jesús en nuestra vida. Que su Espíritu nos acompañe siempre. 


Pude verse uno de los cálices y una de las patenas de nuestra parroquia, objetos sagrados, con los que ofrecemos el pan y el vino en la Misa, y que, con la consagración, se convierten en el Cuerpo y Sangre del Señor, que después comulgamos.
 
El amor a Cristo, representado por el crucifijo, y el amor a la Virgen, simbolizado por el rosario, han de ser los dos grandes amores del cristiano, los cuales ni se excluyen ni se contraponen, sino que el uno conduce al otro. Quien quiera lo puede experimentar.