Primer Domingo de Adviento
Caritas - Felicitacion en Navidad

Portada
NOVEDADES PORTADA
La Parroquia
Noticias de aquí
Biblia
Formación
Cáritas
Catequesis
Decálogos
Horarios
Liturgia
Moniciones dominicales
Homilias de domingo
Oraciones
Sacramentos
Club Juvenil Luz Viva
Nuestra titular
Articulos de interés
Enlaces

El Viernes Santo se besa esta cruz. Cubierta llega hasta el altar, y el sacerdote va descubriéndola y cantado: “Éste es el árbol de la cruz, donde estuvo clavada la salvación del mundo, venid a adorarlo”. Por la Santa Cruz fuimos salvados.
 

 

FELICITACIÓN EN NAVIDAD

           Dios, que es amor, ha querido hacerse un Niño pequeño, expresión perfecta de lo que es el amor hecho vida humana. Desde toda la eternidad previó que los hombres, tú y yo, íbamos a estar necesitados de salvación, por ello, decretó hacerse uno de nosotros, para que nosotros fuéramos hijos de Dios y pudiéramos ser felices con Él en el cielo.

 

          Para llevar a cabo su proyecto de amor salvador tomó carne en las entrañas virginales de la Virgen María y nació en un establo, lugar muy adecuado para nacer un animal. No tuvo inconveniente, aunque era el Dios de los cielos y de la tierra. De esa manera, se hacía semejante en todo a nosotros menos en el pecado, compartiendo nuestras necesidades y sufrimientos. ¡Qué bueno ha sido con nosotros el Emmanuel, el Dios con nosotros!

 

          Un año, más vamos a celebrar el aniversario de su Nacimiento. Te deseo una Feliz Navidad en compañía de toda tu familia. Os  deseo toda clase de bienes, especialmente, la paz, el amor, la santidad y unos deseos grandes de trabajar por Él para extender su Reino, que es reino de paz, de amor, de justicia y salvación.

 

          Hay una manera de mostrar que el Niño de Belén está entre nosotros. Es atender a sus predilectos, y éstos son los pobres y necesitados. Tú, al formar parte de Cáritas Parroquial,  estás intentando llevar a cabo esa noble tarea. Dios, como premio, te dirá: “Ven, bendito/a de mi Padre... entra en el gozo de tu Señor”. Yo, como hermano mayor de esta familia que es la parroquia, te digo desde el corazón: Gracias y que Dios te bendiga.

  

                                         Fdo.: Alfonso Martínez Sanz



Se encuentra este crucifijo en el presbiterio de nuestro templo. Nos recuerda el sacrificio cruento de Cristo en la cruz, ofrecido a Dios Padre por todos los hombres. Cada vez que se celebra la Santa Misa, este sacrificio se renueva incruentamente y se hace presente sobre el altar.
 
La custodia, en la que se coloca la Hostia consagrada, tiene su origen en el s. XIII, con ocasión de la institución del Corpus. La que puede verse es de nuestra parroquia, y fue adquirida el Año de la Eucaristía (octubre 2004 a 0ctubre de 2005) promovido por Juan Pablo II.