Primer Domingo de Adviento
Caritas - Carta a la Comunidad Parroquial

Portada
NOVEDADES PORTADA
La Parroquia
Noticias de aquí
Biblia
Formación
Cáritas
Catequesis
Decálogos
Horarios
Liturgia
Moniciones dominicales
Homilias de domingo
Oraciones
Sacramentos
Club Juvenil Luz Viva
Nuestra titular
Articulos de interés
Enlaces

El amor a Cristo, representado por el crucifijo, y el amor a la Virgen, simbolizado por el rosario, han de ser los dos grandes amores del cristiano, los cuales ni se excluyen ni se contraponen, sino que el uno conduce al otro. Quien quiera lo puede experimentar.
 

 

CARTA A LA COMUNIDAD PARROQUIAL

         

Queridos hermanos de nuestra parroquia:

 

          Ante la fiesta del Corpus Christi, Día de la Caridad, el Equipo de Cáritas Parroquial os saluda cordialmente, deseándoos que el amor os acompañe siempre, pues el que sabe amar se asemeja a Dios y, por donde pasa, pasa haciendo el bien.

 

          Nos ponemos de nuevo en contacto con toda la comunidad parroquial, para recordaros que, en todas las parroquias –también en la nuestra-, el buen funcionamiento de su Cáritas será signo de la vitalidad de las mismas. Una de las misiones importantes de la Iglesia es atender  a los pobres. Y la Iglesia, desde los orígenes, se ha esforzado por cumplir con ese deber a nivel universal, diocesano y parroquial.

 

         Los que componemos la Cáritas Parroquial intentamos hacer lo que podemos, en representación de toda la comunidad de la Beata María de Jesús. Esto, sin embargo, no quiere decir que baste con nuestra labor. Tampoco quiere decir que os debéis quedar   tranquilos, porque sabéis que hay unas personas que trabajan en Cáritas. El deber de atender a los necesitados es de  toda la comunidad, por lo tanto, también de cada uno. Por eso te preguntamos: ¿no puedes implicarte un poca más? En la viña del Señor hacen falta muchos trabajadores y tú has de ser uno de ellos.

 

          Nos necesitamos unos a otros. Hoy le toca a uno, mañana le toca a otro. El cariño, la caridad, ha de darse siempre entre nosotros. Y, desde el amor, ha de darse también la confianza para pedir, cuando necesitamos, y la generosidad, cuando tenemos que prestar ayuda. Se trata de compartir la vida, sintiéndonos todos cercanos. Se trata de compartir lo que somos y tenemos, porque Dios nos ama y a todos nos ha hecho hijos suyos, iguales en dignidad, derechos y deberes. Puede afirmarse que, aunque no se vea siempre con los ojos de la cara, el que sabe dar recibe mucho más  de lo que da.

 

          Os invitamos a que deis tiempo, o aportación económica, o las dos cosas. Cristo se nos dio del todo. ¿Por qué no darnos nosotros un poco más? Reflexionemos con ocasión del Día de la Caridad y seamos generosos.

 

          Hacemos una invitación especial a los jóvenes que, según Juan Pablo II, sois la esperanza de la Iglesia. Siendo jóvenes, como sois, ¿no os ilusiona trabajar con y por los pobres? ¿Acaso os ha atrapado esta sociedad consumista y placentera?

 

           Recibid un cordial saludo en nombre de los pobres y de todo el Equipo,

      

                                         Cáritas Parroquial                    


El antiguo párroco D. Alfonso con unos hermanos y un grupo de feligreses posan en la puerta del convento, después de haberlo visitado, haber rezado ante el cuerpo de la Beata María de Jesús y haber hablado un largo rato, en el locutorio, con la priora y otra monja de la comunidad.
Leer más
 
Este sagrario se encuentra en la capilla. En él, bajo las apariencias de pan, Cristo está realmente presente con su Cuerpo, con su Sangre, con su Alma y con su Divinidad. Visitarlo diariamente es una prueba de corresponder al Amor con amor.