Tema por defecto
Nuestra Titular - Carmelitas Descalzas de San José

Portada
NOVEDADES PORTADA
La Parroquia
Noticias de aquí
Biblia
Formación
Cáritas
Catequesis
Decálogos
Horarios
Liturgia
Moniciones dominicales
Homilias de domingo
Oraciones
Sacramentos
Club Juvenil Luz Viva
Nuestra titular
Articulos de interés
Enlaces

Es la sede de nuestro templo. Representa a Cristo guía, presidente, de la asamblea convocada para celebrar la Eucaristía. Junto con el ambón y el altar, son los tres espacios fundamentales del presbiterio. Ver la sede ha de movernos a dejarnos conducir por Cristo representado por el sacerdote.
 

CARMELITAS DESCALZAS DE SAN JOSÉ

Convento de San José, Pza. de Sta. Teresa 2
45002 – TOLEDO
Tel. 925.22.42.51

El Convento de San José, en el que reside una comunidad de monjas Carmelitas Descalzas fundado por Santa Teresa de Jesús. Dos hechos destacan en su origen: el primero y más importante es que, cuando San Juan de la Cruz se escapó de la cárcel del convento de los Calzados, aquí en Toledo, bajando por una ventana que daba al río Tajo, ayudado de unas sábanas y otras telas atadas, fue a esconderse a este convento de madres carmelitas. Según algunos estudiosos, en este mismo convento comenzaría el Cántico Espiritual, una de las obras cumbres de la poesía española y de la mística universal.

El otro hecho importante para destacar es que este convento acogió, también en sus orígenes a una religiosa muy popular, que ha pasado a la historia con el sobrenombre de "letradillo de Santa Teresa", monja escritora de la Alcarria.

Nota: “La religiosa muy popular” es la Beata María de Jesús.



Se encuentra en el lado derecho del presbiterio de la iglesia del convento de las carmelitas de Toledo, en donde vivió la Beata más de sesenta años. En él se conserva su cuerpo incorrupto. Ciertamente impresiona y hace pensar.
Leer más
 
En la puerta del sagrario de la iglesia, además de los ángeles, junto a Cristo clavado en la cruz, están las figuras de la Virgen y de San Juan. La Eucaristía se reserva en este sagrario, cuando hay culto en el templo. En esos momentos, Cristo muerto y resucitado está presente en él.